El Aceite de Oliva en la historia de la humanidad (I)

El aceite de oliva se distingue de otros aceites vegetales en que se obtiene de un fruto, en este caso, la aceituna, y no así de una semilla. La palabra aceite deriva de la palabra del idioma árabe “az-zait” que quiere decir jugo de aceituna. Pero además, cabe recordar que el poeta Homero, hace miles de años, se refirió al aceite de oliva como “oro líquido”. Este aceite se constituyó desde entonces en uno de los elementos principales de la Dieta Mediterránea, una de las más provechosas para la salud de las que se tenga noticia. Es importante recordar que desde el 2012 está reconocida como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO.

El aceite de oliva fue descubierto y comenzado a utilizar, muy probablemente, hace miles de años, cuando los distintos pueblos que habitaban en la región del Mediterráneo- como por ejemplo, los romanos, griegos y fenicios-, iniciaron el cultivo de olivos y la extracción del jugo de la aceituna. Sin embargo, fue en la Grecia antigua donde el olivo, su fruto y el aceite de oliva, adquirieron la relevancia que aún conservan hasta nuestro tiempo. No por nada, tales elementos se pueden observar representados en monedas o como simbolizando la inmortalidad en antiguas tumbas.

Datos interesantes con respecto a lo anterior revelan que, en cierto tiempo, se siguió la costumbre de darles coronas con ramas de olivo a los participantes de los Juegos Olímpicos, y que además, algunas ramas que se entregaban a los triunfadores, habían sido cortadas con un cuchillo de oro puro por un niño de doce años cuyos padres estuvieran con vida.

En esta misma competencia deportiva- tan relevante en la historia de la humanidad-, los competidores se untaban aceite en el cuerpo, tanto antes como luego de haber completado su participación con el objetivo de aplicarse masajes. Esta costumbre ha prevalecido hasta nuestro tiempo, puesto que los masajes con aceite de oliva en la Antigüedad eran tan valorados como lo son hoy en día.

Pero además, en el ámbito religioso también se puede advertir la integración que han tenido el olivo y el aceite en la cultura popular. De acuerdo a la mitología griega, Aristeo se encargó de difundirlo en la Península Balcánica, el mar Egeo y luego en Sicilia y Cerdeña. No es casual entonces que a Aristeo se le haya considerado el inventor del aceite y de la prensa que se utilizaba para su fabricación.

De cualquier manera, ni fue sino hasta el tiempo del Imperio Romano que, el producto que les comentamos, tuvo su mayor esplendor y entonces se popularizó por la cuenca mediterránea entera hasta llegar a Hispania, nombre que tenía por aquel entonces España cuando era una provincia romana. De hecho, esta referencia nos hace comprender mucho la historia del Aceite de Oliva de España, puesto que en esta región de Europa, desde aquellos tiempos, se producía un “oro líquido” de calidad excepcional.

Para todos aquellos interesados en conocer la historia del Aceite de Oliva en la Antigüedad y en especial el Aceite de Oliva de España, no tienen más que acompañarnos en la segunda parte de este artículo. Mientras tanto, ¿por qué no saborear algún antojito preparado con Aceites de Oliva de España?

Historia del aceite de oliva

 

<< Anterior Todo(s) Siguiente >>

Suscripción a newsletter

Suscribirme
Newsletter