Estrategias de lucha contra la verticilosis

La verticilosis es una enfermedad que se ha convertido en un importante problema para el olivar español, en especial para las nuevas plantaciones que se han realizado en nuestro país en los últimos 30 años. El agente que provoca la enfermedad es un hongo, el Verticillium dahliae, presente en suelos infectados. En el olivo, la infección se puede presentar de dos formas distintas: por muerte súbita de ramas o de todo el árbol, o de una forma menos aguda, con la desecación de las flores y hojas.

La búsqueda de remedios contra este mal, así como estrategias para minimizar su impacto en nuestro olivar es una prioridad para la Interprofesional del Aceite de Oliva Español. Tanto eso es así que la Organización ha impulsado y participa en varias investigaciones abiertas en nuestro país, con la vista puesta en un enfoque multidisciplinar de cara a la lucha contra este mal. Repasamos brevemente las distintas líneas de trabajo:

Estrategias de lucha contra la verticilosis

Obtención de variedades de oliva resistentes a la verticilosis. Una de las líneas de investigación más prometedoras se está desarrollando en la Universidad de Córdoba y trata de desarrollar nuevas variedades que sean resistentes al ataque del hongo y que, de paso, se puedan adaptar a los nuevos sistemas de cultivo. Se han evaluado cientos de cruzamientos y más de 8.000 genotipos. En total, desde el año 2008, se han sembrado más de 20.000 semillas y en campo se han plantado más de 500 genotipos. La resistencia al hongo se comprueba tanto en plántulas como en el cultivo. De hecho, se están escogiendo tierras altamente contaminadas con el hongo para hacer los ensayos.

En campo se evalúa su resistencia, el vigor de las plantas, su propagación y su producción. Tras la evaluación de cada variedad, se procederá a su registro. El equipo que dirige el profesor Diego Barranco confía en tener listas variedades comerciales en 5 años.

Al mismo tiempo, el grupo que dirige el profesor Antonio Trapero Casas en la Universidad de Córdoba, evalúa los efectos que la aplicación de una serie de productos biológicos tiene sobre la enfermedad y la contaminación de los suelos. Se trabaja sobre extractos y aceites vegetales, o activadores de defensas, así como enmiendas orgánicas como alperujos, estiércol o residuos orgánicos. También se está trabajando con microorganismos antagónicos del hongo que causa la enfermedad. Algunos de estos microorganismos han demostrado una inhibición de entre un 75% y un 100%.

Control de Verticillium dahliae en el agua de riego y efecto del manejo del riego en la verticilosis del olivo. Investigadores de la Universidad de Córdoba evalúan también la capacidad del hongo que causa la verticilosis para dispersarse a través del agua de riego. Se ha comprobado que el hongo es capaz de contaminar las infraestructuras de toda una comunidad de regantes, lo que se traduce en una rápida expansión de la enfermedad. El grupo que dirige Francisco Javier López Escudero trata de identificar pautas de riego que minimicen la transmisión del hongo. Se están realizando ensayos con riegos aplicados con periodicidades muy distintas para comprobar sus efectos en plantas que están asentadas en suelos muy contaminados.

Este grupo también se ha planteado como objetivo reducir o eliminar el patógeno del agua para evitar su propagación. Se evalúan procesos físicos y químicos que sean susceptibles de aplicarse al riego del olivar.

Manejo de la verticilosis del oliva causada por el patotipo defoliante de Verticillium dahliae mediante la utilización combinada de patrones de acebuche resistentes y hongos beneficiosos. Otro grupo de investigadores parte de la hipótesis de que se puede reducir el potencial de enfermedad severa de la verticilosis durante los primeros años de vida del olivo. Bajo esa premisa, los científicos de la Universidad de Córdoba liderados por Rafael Manuel Jiménez Díaz trabajan con patrones resistentes al hongo, cultivares menos susceptibles y agentes biológicos que permitan proteger las raíces del ataque del hongo. Se está utilizando material vegetal al que se le han aplicado agentes biológicos para comprobar cómo interaccionan con el causante de la enfermedad.

Diseño y aplicación de bioindicadores y metagenómica para la caracterización del estatus fitosanitario y nivel de supresividad de suelos de olivar a la Verticilosis (Metagensus). El Instituto de Agricultura Sostenible del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IAS-CSIC) propone otro acercamiento al problema. El objetivo de estos investigadores, dirigidos por Blanca B. Landa, es desarrollar bioindicadores ligados al estatus fitosanitario de los olivares según distintos tipos de manejo agronómico. En concreto la presencia de rizobacterias y su actividad en suelos infectados y libres del hongo causante de la verticilosis. También tratan de caracterizar las comunidades microbianas y se evolución estacional, que puedan dar las claves de por qué unos suelos son más susceptibles de presentar el hongo que otros.

Suscripción a newsletter

Suscribirme
Newsletter